{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

Una alimentación infantil saludable  es fundamental para asegurar su el desarrollo a nivel físico y psicomotor de tu peque. Si tu peque tiene un año ya ha superado la etapa de diversificación alimentaria y come casi de todo. Su desarrollo y crecimiento son constantes, pero no a la misma velocidad con la que lo han hecho hasta el momento. Tu bebé ya come muy variado, pero en menos cantidad ya que también crece a menor velocidad.

Cambios en la alimentación del bebe de 1 año

El bebé a los 12 meses de vida ya es capaz de masticar y tiene la habilidad de coger su cuchara y con un año ya empieza a comer solito. Es en ese momento cuando debemos esforzarnos para que sea independiente en la mesa y podemos servirle trocitos de comida para que coma con sus propias manitas. Podemos variar los purés y triturados con los trocitos de comida blanda, para que se adapte poco a poco a los sólidos.

Para que tu hijo adopte hábitos alimentarios y modales en la mesa, hay que acostumbrarle a que se sienta uno más en las comidas. Puedes sentarlo en tu regazo o en una trona para que os observe y os imite. Convierte las comidas en un acto social y el bebé masticará más lentamente, disfrutará del momento familiar con calma y os mostrará sus preferencias en cuanto a la comida.

Igual que tu bebé cada vez aprende más cosas y empieza a formar su carácter, su relación con los grupos de alimentos también varía. La leche ya no es su alimento principal, y aunque su ración debe ser de medio litro de leche diario, se lo podemos ofrecer en forma de yogures y quesos, añadidos a los purés, o bien mezclados con trocitos de comida. Tendrás mucha más libertad para presentar sus platos y para cocinarlos de formas distintas, añadiendo algún lácteo en casi todas las comidas.

Nuevos alimentos a partir de 1 año

El bebé de 1 año de edad ya ha tenido su primer contacto con todos los grupos de alimentos pero todavía le quedan los alimentos más difíciles de digerir o los que producen más intolerancias. Seguiremos dándole cada vez más alimentos, siguiendo la misma pauta, en pequeñas porciones para comprobar que le sienten bien.

A los 15 meses podrá probar nuevas frutas. Los frutos rojos como fresas, moras y arándanos, troceados o añadidos a Mi Primer Danone serán una merienda o postre único, la mezcla de sabores le resultará deliciosa. También podrá probar el melocotón y el albaricoque, que son frutas de verano. Recuerda que es mejor darle frutas de temporada, porque conservan todo su sabor y sus vitaminas, además de ser más económicas y haber más variedad en el supermercado.

En cuanto a las verduras, entre los 15 y 16 meses el peque puede tomar verduras de hoja verde, como las espinacas, acelgas y col. También la remolacha, coliflor y brócoli. A partir de esa edad, puede empezar a tomar ensaladas y purés más variados, con nuevas verduras mezcladas con verduras que ya le resultan familiares y un poquito de carne o pescado para añadir la proteína al puré.

Los embutidos será mejor que los evitemos hasta los 15 meses ya que están muy tratados para su conservación y contienen sal, pero una vez tu peque los pruebe te darán mucho juego como tentempié junto a un poco de pan y también añadidos a ensaladas y purés.

Si hasta los 15 meses el bebé sólo había podido probar pescados blancos, a partir de ese momento ya puedes empezar a familiarizarlo a los pescados azules, que aportan gran cantidad de ácidos grasos Omega 3, muy recomendables para un correcto funcionamiento del aparato cardiovascular.

Raciones de alimentos del bebe con 1 año

En la alimentación infantil hay que procurar dar alimentos variados y en pocas cantidades. Es importante dar alimentos en su correcta ración al peque para no llenarlo y para que realice sus 5 comidas al día correctamente, a la misma hora y de la misma manera.

Un bebé de 12 meses puede desayunar su papilla de cereales o yogur infantil con cereales hasta que tenga unos 3 años. Es la mejor forma de obtener calcio y fibra y darle energía para empezar el día. 40 gramos de pan serán suficientes para acompañar las comidas y cenas.

Los hidratos de carbono deberán aportarse con arroz, pasta, patata o legumbres. Podemos mezclarlos con verdura en los purés a diario o servirlos a trocitos acompañados de proteína.

En cuanto a la fruta, entre 2 y 3 piezas diarias son las que se recomiendan, variando al máximo la forma de tomarlas. Por ejemplo, una en papilla y la otra a trocitos para ir variando, o mezclada con yogur infantil como postre o merienda. La verdura se podrá tomar en una sola comida o bien repartida en dos purés, la cantidad recomendada aproximada es de 150 gramos diarios.

Para dar sabor a las comidas lo más recomendable es usar especias o una cucharada de aceite de oliva, ya que la sal no se recomienda a menos que sea en cantidades muy pequeñas.

Para beber, el agua será la mejor forma de hidratar al peque ya que las bebidas con gas aportan demasiados azúcares y grasas poco recomendables para bebés tan pequeños.

¿Cómo se prepara?