{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Son deliciosas y fáciles de conservar, por eso no es de extrañar que las frutas y verduras encurtidas gocen cada vez de más popularidad. Descubre cómo hacer tus propios encurtidos en casa, incluida nuestra deliciosa receta de fresas encurtidas con yogur natural.

 

¿Qué son los alimentos encurtidos? ¿Qué es el encurtido?

El encurtido es un método ancestral de conservar los alimentos, ya sea mediante la fermentación en salmuera (agua con una alta concentración de sal) o por inmersión en una solución con vinagre. Este método se desarrolló por primera vez hace 4000 años y es una forma de alargar la vida útil de los alimentos. Pero los encurtidos no son, en absoluto, cosa del pasado. El encurtido se sigue utilizando hoy en día como una manera fácil de reducir el desperdicio de alimentos y conservar frutas, vegetales, pescados, hortalizas y carnes para su utilización fuera de temporada.

En la actualidad, cada vez más chefs se inspiran en la larga tradición asiática de conservación de alimentos y experimentan con ingredientes encurtidos para elaborar recetas son sabores y texturas únicos.

 

Elige los ingredientes adecuados para tus encurtidos caseros

Su fácil elaboración está al alcance de todos. Solo tienes que elegir tus ingredientes frescos favoritos (excepto las patatas) y poner en marcha tu creatividad.

Hay un sinfín de posibilidades: pepinillos o cebollas rojas encurtidas para adornar tus entrantes, zanahorias encurtidas o arenques para darle un toque exótico a los sándwiches, melocotones o ciruelas con yogur natural, o puedes inspirarte en el plato indio Aam ka Achar y elaborar un chutney de mango como acompañamiento del pollo a la parrilla con salsa de yogur.

 

Elaboración casera de encurtidos: fácil y rápido

  • Limpia las verduras o las frutas y pélalas.
  • Córtalas en un tamaño o forma adecuados.
  • Coloca los trozos en un tarro de cristal.
  • Añade sal (aprox. 25 g/litro) y cubre con agua.
  • Adapta la mezcla a tu gusto: más sal para que estén más crujientes o menos sal si los prefieres más tiernos. También puedes añadir hierbas frescas, ajo o especias para aumentar el sabor.
  • Cierra herméticamente el tarro y guárdalo durante una semana a 20 °C, verás que se producen algunas efervescencias, y, a continuación, durante tres semanas a 13 °C.
  • Consume los productos encurtidos en un plazo de ocho meses, antes de que empiecen a perder su color.

 

¿Demasiado tiempo? Prueba a encurtir con una solución caliente: 1 parte da azúcar, 2 partes de vinagre blanco y 3 partes de agua, déjalo marinar durante una hora y mételo en la nevera. Espera dos o tres días para que se desprenda todo el sabor y podrás disfrutarlos durante las siguientes semanas.

 

¿Te apetece probar? Empieza con esta sorprendente receta de fresas encurtidas y yogur natural (otro producto fermentado que ayuda a digerir la lactosa). Este innovador postre es una deliciosa forma de que tus amigos empiecen a probar los encurtidos de otra manera.

 

Fresas encurtidas con yogur: un delicioso toque ácido

Ingredientes

  • 100 ml de vinagre de arroz
  • 300 ml de agua
  • 40 g de azúcar moreno
  • 800 g de fresas
  • una pizca de extracto de vainilla
  • 100 g de pistachos
  • 40 g de copos de avena
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • 600 g de yogur
  • 3 cucharadas de miel

Preparación

  1. Prepara los encurtidos. Hierve el vinagre de arroz, el agua, el azúcar moreno y la vainilla. Remueve bien y deja que enfríe. Lava las fresas y quítales el cabito. Córtalas a la mitad y colócalas en una capa uniforme en un recipiente bajo para hornear y vierte la mezcla de vinagre sobre ellas. Deja que marine durante una hora.

  2. Prepara la mezcla de pistacho. En una sartén de tamaño mediano, tuesta ligeramente los pistachos, los copos de avena y las semillas de sésamo. Pásalo a un bol pequeño y deja que enfríe antes de mezclarlo con el azúcar.

  3. Prepara el yogur. Mezcla el yogur y la miel y divide la mezcla en seis vasitos de vidrio. Pon las fresas encurtidas en capas y después cúbrelas con la mezcla de pistacho. ¡Ya puedes hincarle el diente!

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder