Mes 16: Tu bebé de 16 meses

Compartir
Añadir a favoritos

A medida que el niño se desarrolla, es posible que haga amigos y también se contagie algún resfriado. Descubre por qué los gérmenes son buenos.

A medida que el bebé se hace más sociable, también fortalecerá su sistema inmune.

Mes 16: el desarrollo del niño

A medida que el bebé se convierte en niño, empieza a salir más, para ir a la guardería o a grupos infantiles, hace amigos nuevos y juega al aire libre.  Esto equivale a la exposición a nuevos gérmenes. Lo creas o no, realmente es algo bueno, porque contribuirá al desarrollo y al fortalecimiento del sistema inmunitario.

Cómo fortalecer el sistema inmunitario del niño

Un bebé recién nacido tiene un sistema inmunitario no desarrollado completamente que lo vuelve muy susceptible a contraer infecciones. La lactancia materna ayuda a protegerlo con la inmunidad que le transmite la madre a través de las bacterias presentes en la leche, pero a esta edad, el niño depende cada vez más del desarrollo de su propio sistema inmunitario.

El sistema inmunitario del niño se fortalece gracias al cronograma de vacunación y mediante la exposición a nuevos microorganismos del entorno, como los gérmenes. La exposición a los microorganismos ayuda a proteger al bebé contra enfermedades de mayor gravedad y reduce las probabilidades de que sufra alguna alergia.

El sistema inmunitario del niño sigue desarrollándose durante la primera infancia, antes de alcanzar un nivel de madurez adulta entre los cinco y los quince años de edad.

Si bien es inevitable, e incluso beneficioso, contagiarse algún virus ocasional, existen formas de ayudar al niño a mantenerse fuerte y en forma mediante la alimentación.

Alimentos que promueven la inmunidad

Existen varios nutrientes que ayudan a fortalecer la inmunidad del niño mediante antioxidantes protectores. Algunos son los siguientes:

Selenio, que puede encontrarse en el atún, la carne de ternera y las aves.

Zinc, que está presente en las legumbres, las carnes rojas, el pollo y los productos lácteos.

Vitamina C, que está presente en una amplia variedad de frutas y verduras, como las fresas, las naranjas, los pimientos y el brócoli.

Vitamina E, que puede encontrarse en alimentos como aguacate, mango, calabaza y espinaca.

El niño también necesita abundantes suministros de hierro para promover su sistema inmune. Lentejas, los vegetales de hoja verde oscuro y los huevos son otras buenas fuentes.

Conoce toda la información relacionada con el crecimiento de tu bebé a partir de los 6 meses