{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Dos ingredientes muy sencillos son los que intervienen en la elaboración del yogur natural de DANONE: leche y fermentos. Después, con un poco de tiempo y de calor, la fermentación es la que se encarga de la transformación mágica: así de sencillo, como los yogures caseros.

Ahora bien, aunque la lista de ingredientes del yogur natural sea corta y el proceso de fermentación natural y ancestral, nuestros 90 años de experiencia en su elaboración nos ayudan a garantizar que los ingredientes sean excelentes y de que nuestros métodos de producción del yogur DANONE garanticen su calidad en cada uno de los pasos. Descubre todo el proceso, de la vaca al tarro.

La elaboración del yogur natural de DANONE: leche fresca de calidad

El primer ingrediente del yogur es la leche; leche de vaca, para ser exactos. En este sentido, es imprescindible seleccionar una leche de buena calidad.

Las características de la leche y las condiciones en las que se produce son aspectos que influyen directamente en la seguridad alimentaria y aspectos clave de nuestra responsabilidad social y medioambiental. Los estándares que determinan cómo DANONE obtiene la leche son muy estrictos y establece setenta criterios que deben cumplir los ganaderos de DANONE, que abarcan todos los aspectos: desde las prácticas ganaderas hasta la metodología interna.

Garantizamos que nuestra leche es de la máxima calidad y, en la medida de lo posible, procedente de ganaderos locales.

La elaboración del yogur natural de DANONE: fermentos procedentes de una colección de cepas única

Después de obtenerla de la granja y de transportarla rápidamente hasta nuestras fábricas de yogur, la leche se somete a un proceso de pasteurización que dura unos minutos con el objetivo de matar cualquier bacteria dañina antes de homogeneizarla.

A continuación, se añade el segundo ingrediente de la receta del yogur: los fermentos o cultivos bacterianos. Hay dos fermentos clave que intervienen en la elaboración del yogur: el Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus. Con un poco de calor (32-42 °C) y paciencia (unas pocas horas), estas dos bacterias trabajan de forma simbiótica para convertir la leche en yogur DANONE. Cada una de ellas tiene su función a la hora de determinar el sabor y la textura finales del yogur.

Por todo ello, desde que fabricara sus primeros productos naturales en Barcelona en 1919, DANONE no ha parado de ampliar sus conocimientos a la hora de seleccionar y combinar fermentos para obtener diferentes propiedades organolépticas y beneficios para la salud (digestión de la lactosa). Hoy en día, disponemos ya de nuestra propia "biblioteca de fermentos", una colección única de cepas bacterianas que contiene más de 4000 microorganismos, unos 1800 de los cuales son exclusivos de DANONE.

La elaboración del yogur DANONE: la fermentación láctica, el método responsable de la magia.

Cuando se añaden los fermentos es cuando empieza la magia: constituyen tan solo un 0,1 % del volumen total de la leche pero la dotan de una consistencia totalmente diferente. Los fermentos se alimentan de la lactosa presente en la leche para producir ácido láctico. El ácido láctico es esencial a la hora de conseguir el sabor y la textura del yogur, puesto que hace que la leche se espese y la dota de un sabor intenso y delicado que complementa las deliciosas notas cremosas propias de la leche.

¿Y qué más? Durante la fermentación, y también en nuestro intestino, estos microorganismos descomponen la lactosa del yogur para facilitar su digestión a todas aquellas personas que tienen dificultades para digerirla1,2.

Desde la obtención de la leche hasta su consumo, queremos que nuestros yogures DANONE ofrezcan su máximo valor nutricional y un sabor y una textura incomparables.

DANONE apoya la investigación para analizar el efecto de los fermentos en la salud intestinal

Paralelamente a nuestros conocimientos sobre fermentos del yogur, nos dedicamos a apoyar la investigación sobre el proceso de fermentación y a fomentar la investigación científica sobre la microbiota intestinal donando fondos a la sección Microbiota Intestinal y Salud de la Sociedad Europea de Neurogastroenterología y Motilidad (ESNM, por sus siglas en inglés), miembro de la United European Gastroenterology (UEG). Se trata de una de nuestras 40 colaboraciones con organizaciones científicas internacionales.

Fuentes:

1 https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/lactose-intolerance  

2 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24695892

"El yogur contiene microorganismos vivos. Los microorganismos vivos presentes en el yogur o en la leche fermentada ayudan en la digestión de la lactosa en aquellas personas que tienen dificultades para digerirla".

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder