Guía para extraer y almacenar leche materna

Compartir
Añadir a favoritos

Si no vas a estar junto al bebé durante un determinado periodo de tiempo, o vas a volver al trabajo pero quieres que continúe tomando leche materna, puede que necesites extraer leche.

Aprender a hacerlo correctamente lleva su tiempo, la clave está en mantenerte relajada.

Antes de empezar a extraer leche materna

Utilices el método que utilices, asegúrate de que tienes las manos limpias y que todos los biberones, recipientes y piezas del sacaleches están lavados y esterilizados. Y antes de empezar, masajea los pechos para ayudar a que la leche fluya.

Métodos más comunes de extracción

·       Extracción manual (necesitarás usar un recipiente).

·       Sitúa tu dedo índice bajo el pecho, hacia el borde de la areola, y tu pulgar en la parte superior del seno.

·       Mantén el dedo y el pulgar en el mismo lugar, presiona suavemente hacia atrás y luego, manteniendo la presión, aprieta hacia delante para que la leche avance hacia el pezón.

·       Deja de hacer presión y repite el proceso.

Sacaleches manual

Estos extractores tienen un embudo que se sitúa sobre el pezón y la areola. Algunos funcionan con una palanca y otros van a pilas. Una vez más, es mejor masajear los senos antes de extraer la leche y luego seguir las instrucciones que vienen con tu sacaleches.

Sacaleches eléctrico

Además de rápidos y fáciles de usar, estos extractores son muy prácticos cuando necesitas almacenar leche para un amplio periodo de tiempo. Es posible extraer de tres a ocho veces al día y de ambos pechos a la vez. Sigue con atención las instrucciones del fabricante.