{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

¿Sabéis que el desayuno es una de las comidas más importantes del día? Os recomendamos aprovechar estas Navidades para reuniros con vuestros hijos y desayunar juntos para empezar el día con un momento de placer, potenciando los valores familiares y enseñándoles lo importante que es mantener una dieta saludable desde que se levantan.

Y es que la primera comida, protagonista después de varias horas de sueño, debe aportarnos los nutrientes necesarios para reanudar todas las funciones fisiológicas, conseguir un buen rendimiento intelectual, y aportarnos fuerza para el resto de día. ¡Y sobre todo para los niños por estar en pleno desarrollo físico!

Desayunos nutritivos, educativos y divertidos

Pero, ¿cómo ayudarles a que les resulte fácil y divertido? Apuntad bien:

  • ¡Que no se olviden del número 3! Y es que hay tres alimentos imprescindibles para un buen desayuno: lácteos (en forma de leche, queso, yogures o leches fermentadas); cereales (como el pan, tostadas, galletas o cereales de desayuno); y frutas, tanto en pieza como en zumo.
  • Preparación sencilla. Anímales a que te ayuden a prepararlo e incluso permíteles que elijan qué desean comer, pero no os olvidéis de aconsejarles qué tipo de alimentos deberían incluir y por qué. También podéis cocinar juntos alguna receta que seguro que les gusta. Podéis probar con con unas magdalenas de yogur con chocolate.
  • Variedad. Hay muchas combinaciones de alimentos aptas para un desayuno saludable y muy apetitosas para los niños. Aquí te mostramos un par de ejemplos:
  1. Un Actimel de su sabor preferido, un bol de cereales y 2 mandarinas.
  2. Un vaso de leche con cacao, tostadas untadas con tomate y aceite de oliva y un plátano.
  • ¿Y para los niños poco comedores? Si este es el caso de tu hijo/a procura que consuma lácteos, carbohidratos y fruta, preparados en porciones pequeñas repartidas entre el desayuno y la media mañana pero muy ricas en nutrientes. Por ejemplo, un bocadillo de jamón y queso, un zumo de naranja con trocitos de platano y cereales con leche, y un yogur con frutos secos a media mañana.

Y recordad: adquirir unos correctos hábitos alimenticios desde pequeñitos los ayudará a disfrutar y a mantener un estilo de vida saludable : )

¿Cómo se prepara?