{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

Según los expertos, debe reducirse el número de horas de tele, ordenador e internet a dos diarias en total, e ir haciéndolo gradualmente.  Lo más efectivo es permitir su uso como premio, tras una tarea bien hecha (una página de un libro de vacaciones completada, por ejemplo), y poniendo siempre un límite de tiempo. Nunca se lo prohíbas del todo porque lo percibirá como una amenaza; lo mejor y más efectivo es marcarle un horario estricto para dedicar a la tecnología.

Cómo hacer el juego educativo

 Toma nota: dedica horas a ver lo que ve y a jugar con él. Favorece el intercambio de juegos entre tu hijo y sus amigos, así activarás su contacto social y participación en actividades comunes, vital en esta edad. Ten claro que los videojuegos facilitan la rapidez en la toma de decisiones, trabajan la constancia en el esfuerzo y aumentan la tolerancia frente al fracaso; la tele y los videojuegos pueden ser educativos si se eligen bien. Eso sí, no permitas que el programador decida por él.

 Cómo ayudarle a rendir más estudiando

 Por otro lado, cada vez se le exige más y antes al niño (hoy a los cinco años ya saben multiplicar, cuando nosotros aprendimos a los ocho). No es extraño que tenga dificultades, si a esto sumamos que, por lo general, el fracaso escolar no suele deberse a que sea vago o le falte motivación en casa, si no a que no sabe cómo estudiar. Tenemos que ayudarle y para ello tenemos que mostrarle una actitud positiva. No vamos a conseguir mucho si se siente culpable o torpe. Todo lo contrario, valora su esfuerzo y sus aptitudes y tira del humor para que no se sienta juzgado cuando le plantees que ‘hay que poner solución a esto’.

Por último, adapta una buena técnica de estudio a su estilo: según los expertos el mejor método es hacerse preguntas al estudiar, al leer o tomar apuntes. Haz que se interrogue: “¿qué acabo de leer? ¿esto es así?, qué más necesito saber sobre este tema?, ¿qué es lo más importante de este texto?...”.

¿Cómo se prepara?