{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Existen multitud de formas de variar tu dieta con más alimentos sanos, y hacer deliciosos productos fermentados en casa es de lo más fácil. Las frutas, verduras y pescados fermentados no solo contienen ingredientes frescos y contribuyen a reducir el desperdicio de alimentos, sino que ofrecen sabores y texturas únicos. Son ideales para incorporar nuevos sabores a tus menús diarios ¡sin tirar la casa por la ventana!

Descubre cómo preparar tus propios ingredientes fermentados y combínalos con el yogur, el producto estrella de los lácteos fermentados.

 

Vegetales fermentados caseros: remolacha con un toque dulce y ácido

La col fermentada es un ingrediente frecuente en las cocinas de todo el mundo y se utiliza para elaborar deliciosos platos como el kimchi y el chucrut. Pero no es el único vegetal que se puede fermentar. ¿Qué tal si le das a tu ensalada verde un punto ácido y dulce añadiendo remolacha fermentada?

El proceso de fermentación es fácil, natural y barato:

  • Empieza cortando dos tazas de remolacha en cubitos.
  • Mételo en un tarro grande esterilizado.
  • Añade dos cucharadas de sal y agua suficiente para cubrirlo.
  • Cierra la tapa y almacena el tarro en un lugar oscuro: una semana a 20 °C (apreciarás una especie de burbujeo) y, posteriormente, tres semanas a 13 °C.
  • Puedes consumirla en un plazo de varias semanas añadiéndola a una ensalada aliñada con yogur y hierbas.

Para preparar el aliño, mezcla un yogur natural, una taza de hierbas picadas y ¼ de taza de aceite de oliva. Remueve, condimenta y usa la mezcla para rociar la remolacha fermentada, las hojas verdes, las rodajas de naranja y las nueces.

Disfruta de tu nueva versión de esta rica ensalada dulce y salada con ingredientes fermentados. ¡Sin desperdicios ni complicaciones! Además, puedes utilizar diferentes tipos de verdura, como zanahorias, rábanos, pepinillos…

 

 

 

Frutas fermentadas caseras: deliciosas cerezas encurtidas con un toque ácido

Si bien algunas frutas están disponibles todo el año, es imposible encontrar cerezas fuera de temporada. A no ser, claro, ¡que las encurtas!

El encurtido es otra forma de fermentar productos frescos:

- Prepara el líquido del encurtido: 1 parte de azúcar, 2 partes de vinagre blanco y 3 partes de agua.

- Viértelo en un tarro lleno de cerezas.

- Déjalo marinando durante una hora.

- Mételo en el frigorífico durante dos o tres días.

- Puedes consumirlas durante una semana como más te guste: en un bol con yogur, en una tarta de crema o como ingrediente de un batido.

 

Puedes hacer lo mismo con fresas, melocotones, higos, peras, piña o tomates encurtidos. Es una buena forma de conservar tus reservas de fruta si tienes un buen año en el huerto o los precios están bajos.

 

 

Pescado fermentado: un arenque que está de muerte

La magia de la fermentación también se puede aplicar a pescados y carnes. El arenque fermentado (conocido como surströmming) es un plato típico de Suecia, que generalmente se sirve con rebanadas de pan de centeno tostadas, cebolla roja en rodajas, una cucharada de yogur y eneldo picado. Otra variante es la caballa o las sardinas fermentadas.

En cuanto a las carnes fermentadas, las más populares son el salami, las salchichas, el “corned beef” y el “jerky”.

 

 

¿Quieres probar? Deja que los productos fermentados y el yogur den rienda suelta a tu creatividad en la cocina, te ayuden a ahorrar dinero y reducir el desperdicio de alimentos.

 

Cóctel casero con leche fermentada: el refrescante lassi

Kombucha, kefir, kanji, kvass… estas son solo algunas de las exquisitas bebidas a base de leche fermentada que hay en el mundo. El lassi es una popular bebida de la India que combina el yogur (leche fermentada) con fruta fresca y especias, una mezcla cremosa y refrescante para calmar los días de calor. Esta sencilla bebida se suele servir al final de una comida o como tentempié a media tarde. ¿Te atreves a hacer uno?

 

Lassi de mango dulce

250 ml de yogur natural

125 ml de agua

1 mango maduro, pelado y troceado

1 cucharada de miel

1 cucharadita de cardamomo en polvo

 

Simplemente tienes que combinar todos los ingredientes en una batidora hasta obtener una mezcla suave. ¡Disfrútalo!

¿Cómo se prepara?