{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Siempre estamos en busca del siguiente éxito alimentario, y por un buen motivo. Cuando nos sentimos hinchados o abatidos, por ejemplo, nuestras actividades cotidianas pueden representar una mayor carga.

Así pues, ya sea porque contribuyen a mejorar la digestión de la lactosa1, a conservar los alimentos –y así reducir los desperdicios–, o simplemente por su sabor, les mostraremos numerosas razones por las que los alimentos fermentados pueden mejorar su bienestar diario.

Además, compartiremos nuestra sencilla receta para la elaboración de yogur casero, una leche fermentada.

Alimentos fermentados: sabores a montones

Uno de los aspectos más maravillosos de la fermentación es el modo en que un proceso tan sencillo puede proporcionar tantos sabores diferentes.

Desde yogures suaves y ligeramente ácidos hasta pescado y verduras en escabeche, y desde ricas conservas agridulces hasta un chucrut intenso, los alimentos fermentados pueden proporcionar toques de sabores especiales a cualquier parte de nuestra alimentación.

Cuando la leche se convierte en yogur, el proceso de fermentación también modifica la textura del producto, con lo que crea otra fuente de placer en la alimentación diaria, ya sea entre horas o como tentempié. La fermentación es un elemento culinario básico que se ha utilizado en todo el mundo durante miles de años. Esto se refleja en la gran diversidad de alimentos fermentados.2

Alimentos fermentados: una ayuda para una digestión más fácil de la lactosa

Algunos partidarios de los alimentos fermentados destacan que la fermentación puede contribuir a la formación de productos finales bioactivos o biodisponibles.3 Como consecuencia, se obtienen platos muy sabrosos, algunos de los cuales contienen cultivos vivos. ¿Sabía que...? Algunos de estos microorganismos desempeñan un papel fundamental en la digestión.

Este es el caso, por ejemplo, de los cultivos del yogur, que descomponen la lactosa hallada en el producto tanto durante el proceso de fermentación como en el intestino.4 En consecuencia, pueden mejorar la digestión de la lactosa en personas que consideran que pueden tener problemas para digerirla. 5

Este es otro modo en el que los alimentos fermentados pueden contribuir a nuestro bienestar diario.

Alimentos fermentados: los más seguros de la historia

Los alimentos fermentados se encuentran en muchos países y sociedades diferentes de todo el mundo y han existido a lo largo de la historia. Se cree que los seres humanos han empleado la fermentación desde el Neolítico6 para conservar los alimentos de forma segura durante largos períodos de tiempo.

Naturalmente, antes de la refrigeración, la fermentación era la forma más eficaz de evitar que se pudrieran las verduras.7 En muchos casos, los cultivos bacterianos hallados en los alimentos fermentados impedían la transmisión de enfermedades a través de los alimentos.8

Alimentos fermentados: un superalimento económico

A diferencia de muchas otras modas alimentarias impulsadas por famosos, los alimentos fermentados no cuestan un dineral. Su naturaleza duradera se traduce en que, en muchos casos, pueden conservarse en un bote en el armario durante semanas o meses sin tener que tirarlos.

Además, suelen precisar muy pocos ingredientes y a menudo son fáciles de hacer en casa. A continuación, le mostramos una receta de yogur que puede preparar. ¡Fácil, sencilla y muy sabrosa!

FUENTES

1 El yogur contiene cultivos vivos. Los cultivos vivos del yogur o de la leche fermentada mejoran la digestión de la lactosa del producto en las personas con problemas para digerir la lactosa. Hable con su médico para averiguar si es intolerante a la lactosa.
2 http://palatepress.com/2011/07/wine/fermentation-civilization-how-history-and-human-thirst-go-hand-in-hand/s
3 Health benefits of fermented foods: microbiota and beyond; Maria L Marco et al.)
4 https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/lactose-intolerance
5 https://www.efsa.europa.eu/fr/efsajournal/pub/1763
6 http://journals.plos.org/ploscompbiol/article?id=10.1371/journal.pcbi.1000491
7 http://www.soyinfocenter.com/HSS/fermentation.php
8 http://www.foodandnutrition.org/Winter-2012/The-History-and-Health-Benefits-of-Fermented-Food/

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder