Bizcocho de yogur natural

  • Dificultad:

    Media

  • Raciones:

    4

Compartir
Añadir a favoritos

“Receta de bizcocho de yogur natural”

Ingredientes

  • Yogur natural Danone

    1 unidad

  • Huevos

    3 unidades

  • Azúcar

    Medidas de yogur: 2

  • Harina

    Medidas de yogur: 3

  • Sobre de levadura

    1 unidad

  • Aceite de oliva

    Medida de yogur: 0.5

  • Sal

    1 pellizco

  • Ralladura de 1 limón

  • Esencia de vainilla

    1 cucharadita

¿Cómo se prepara?

  • 1

    Para preparar nuestro bizcocho de yogur natural comenzamos precalentando el horno a 180°C. Separamos las yemas de las claras y añadimos las primeras a un bol. A continuación incorporamos el aceite, el yogur, el azúcar, la esencia de vainilla y la ralladura de limón. Batimos bien con ayuda de las varillas hasta que quede una masa homogénea.

  • 2

    Añadimos a la mezcla la levadura y poco a poco la harina tamizada hasta que quede bien integrada. En un bol aparte montamos las claras, junto con una pizca de sal, hasta que estén a punto de nieve. Cuando las claras estén listas las añadimos a la masa del bizcocho y removemos bien.

  • 3

    Colocamos la masa en un molde refractario previamente engrasado con mantequilla. Procura llenar solo ¾ partes para evitar que el bizcocho se salga del molde cuando empiece a subir.

  • 4

    Introducimos la masa en el horno y lo dejamos dentro durante unos 45 minutos aproximadamente. El tiempo dependerá de cada horno, por lo que te aconsejamos que vayas pinchando el bizcocho de vez en cuando con un palillo o tenedor para comprobar si la masa sigue cruda o ya se ha cocinado. Cuando esté listo sacamos el bizcocho del horno, lo dejamos enfriar, lo desmoldamos, ¡y listo para servir!

Nuestros consejos: antes de servir el bizcocho puedes espolvorear por encima un poco de azúcar glass para darle un aspecto más atractivo y hacerlo un poquito más dulce. El mismo consejo también es válido para el bizcocho de yogur tradicional.

¿Qué te ha parecido la receta? ¿Fácil no? La levadura, las claras al punto de nieve y la cantidad correcta de harina son los factores claves para que nuestro bizcocho quede esponjoso. ¡Te animamos a que pruebes esta deliciosa receta! Puede convertirse en una merienda muy nutritiva, especialmente para los más pequeños de la casa, quienes no se podrán resistir a un cachito de bizcocho acompañado de un vaso de leche… ¡Y seguro que tú tampoco!